Puedo escribir los versos más tristes esta noche. -Pablo Neruda.

Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón; pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor. -Gustavo Adolfo Bécquer.

Con la colaboración de:

Blasmm Photography ©Copy right 2011. Todos los derechos reservados

Seguidores

Contribuyentes

domingo, 6 de enero de 2013

Un... Dos... Tres.

Vaya, mira, que bien me puede venir esto. Tengo la solución delante de mis narices, seré lo suficientemente fuerte como para hacerlo? Tendré las agallas necesarias como para usarla? Sería capaz de quitarme la vida?
Las preguntas van a un ritmo demasiado rápido como para poder escucharlas todas al mismo tiempo, los latidos de mi corazón se aceleran según pasan los segundos... Tic tac, tic tac, tic tac... Todo y nada, enfrente mía, a medio centímetro o menos.
Pum y se acabó todo, pum y no más dolor, pum y... Nada.
Uno... Dos... Tres... Lo pienso bien... Uno... Dos... Tres... De verdad lo voy a hacer? Uno... Dos... Tres... Empezamos otra vez? Uno... Dos... Tres...

jueves, 19 de julio de 2012

La realidad puede, y en realidad, supera la ficción.

Hay gente que cree en el Karma, en el destino o en alguna fuerza superior que nos controla la vida, llámalo Dios, Alá, Buda, Castella, o como decimos nosotras; guionistas... Sí, ¿por qué no? Podemos pensar que nuestra vida es una película planeada por unos cuantos escritores muertos de hambre que solo han podido hacerse hueco en el mundo de la escritura a través de los guiones y películas de Hollywood. Sí, puede que vivamos en un thriller, un drama o una comedia romántica. Puede que en realidad vivimos una película y estos mismos guionistas creen en nuestra mente la idea de película, porque solo estamos en el mundo para entretenerlos a ellos y a los que les dan de comer. Pensar que puede que hayan millones de personas descojonándose de las cosas surrealistas que me ocurren me crea una sonrisa, al menos sirvo para algo, al menos sufrir merece la pena; entretener a otros y crear un mensaje de moralidad. Y si, bueno, si somos como personajes de una película o una serie de televisión, una de mis preocupaciones es; ¿A quién coño se le ocurre TODO lo que nos pasa? Porque hay ciertas cosas totalmente irracionales, cosas que no ocurrirían ni en las mejores producciones de Almodovar o Woody Allen, ni en las películas psicológicas más extrañas del mundo. Ni los visionarios del siglo de Oro literario podían imaginarse todo lo que puede llegar a ocurrir en una vida.
Pero sobretodo, mi mayor preocupación es; Si estoy en una película, ¿cuándo coño voy a cobrar por todo lo que estoy sufriendo como protagonista? ¡QUIERO MI BOLSA DE CACAHUETES EN MI CAMERINO!


miércoles, 18 de julio de 2012

Señores!

Nose si te ha pasado, pero a mi si, desdeluego..,
me han usado y me han tirado como a dados en un juego,
lo das todo por algo o por alguien, que mas da..?
lo importante en este mundo es que tu acabes siempre mal

Pones en juego tu familia, tus amigos y tu vida,
y luego sientes como la vida se va en la despedida,
te da igual si son la venas, pastillas o la ventana,
lo único que no quieres es ver el sol mañana

Pasan las horas y no puedes olvidarte,
tumbado en la cama no paras de preguntarte..
"porque la he dejado ir, si con ella era feliz" ?
Son preguntas sin respuesta que no te dejan dormir

Tarde o temprano llega la felicidad,
conoces a alguien especial y vuelves a empezar,
a pesar, de lo que has sufrido vuelves a arriesgar,
puede salirte bien.., o todo puede salir mal..

Pero la suerte te acompaña y dios te quiere tio,
te envia a alguien como tu y no sientes ese frio,
de la soledad, las noches, y de tu cama vacía,
no hace falta nada mas, no quieres que se haga de día.
.
Si te ha pasado como a mi no desesperes,
algo bueno pasará cuando menos te lo esperes,
intenta pensar en ti mismo, intenta relajarte..
y esto señores.., ha sido todo por mi parte!

miércoles, 4 de julio de 2012

¡Seguimos vivos! II


Laura había recibido un mensaje de Omar por la mañana, «Lau, ¿te has replanteado lo de la sesión de fotos?», la pequeña había ignorado lo que ponía, ya tenía bastante con lo que le acababa de pasar. «No lo sé Omar, me acaba de venir la regla, ya te lo digo más adelante. ». La verdad es que Lau no tenía ganas para nada, ni siquiera para fotos. Al final había cedido poniendo como condición aquella deseada hamburguesa en promoción.
A las cinco había comenzado a llover mientras ésta esperaba a su amigo, que estaba de paso por la ciudad.
-Cuánto tiempo, ¿no?, ¿te has dado cuenta? Llueve.
-Ya… ¿Sabes? Os he echado de menos.
-Oh, que tierno. Pero si llueve no pienso sacar la cámara.
-Sí que la sacarás, sí.
-Ya lo veremos… Pero… ¿Qué estás escuchando? ¿No decías que odiabas a este cantante?
-Estoy deprimido ¿vale?
-Sí… claro… Encima es la única canción que no me sé.
-Anda, avisa a Iñaki de que pasamos a por él.
-Ya lo he hecho. –Y sonríe. A pesar de que está fastidiada se alegra de estar con ellos, desconectar le vendría bien.

Y sigue lloviendo igual que hace una hora, estamos perdiendo la tarde a lo tonto. Lau mira a sus compañeros y modelos por un día, déjalos, son hombres, se divierten así. Y se ríe pensando en la divertida situación. Cuando quiere darse cuenta Omar está pidiéndole el móvil.
-¿Me dejas llamar al conserje? –En un pequeño lapsus, Lau no se acordaba de que habían cientos de carteles mostrando el número de contacto del conserje.
-¿Qué hora es? A partir de las seis me sale gratis.
-Las seis y veinte, marca por favor. – Omar dicta el número de móvil, Lau se lo cede cuando ya está llamando.
-¿Sí? ¿El conserje del polideportivo? Mire es que hemos tenido un problema, estábamos jugando al frontón, se nos ha perdido una pelota, hemos ido a buscarla y cuando hemos vuelto nos habían cerrado la puerta con el candado, ¿podría dejarnos la llave?... Sí, vale, ¿en la piscina?, vale gracias, ahora vamos. Está en la piscina, maldita sea, venimos de ahí. –Resopla y acelera el paso hacia la piscina. Entran, Laura se queda fuera divertida, viendo a través del cristal la cara de sus amigos hablando con el hombre, a quién no puede ver la cara por culpa de un pilar, se ríe, parece que están hablando solos.

-Solos, espero que estemos solos y no haya nadie en la pista. –Comenta Iñaki nada más entrar por la puerta del coche.
-¡Cállate! ¿sabes? Casi me mareo dando vueltas en la rotonda esperando a que llegaras.
-Lau, no te quejes, que sé que tienes ganas de vernos en acción jugando.
-Ui sí, es mi mayor pasión en este instante. ¿No lo ves? ¡LLUEVE!
-Me da igual la lluvia, así salimos más potentes en las fotos. –Y mientras, Iñaki tira de la coleta de  Lau, que la tiene a mano desde el asiento de atrás. –¡Preuniversitaria!
-¡Sí! ¡Por fin! –Y continúan hablando de selectividad, los exámenes finales y los planes del verano. Pero que poco le duran esos pensamientos acordándose de lo que le viene encima.

-¡Encima! ¿Quieren que paguemos seis euros por jugar?
-¿Os quieren cobrar?
-Sí, porque no tenemos el carnet del poli. Malditos funcionarios. ¡Esto lo pago yo con mis impuestos! –Se indigna, cómo no, Omar. -¡Nos vamos! –Laura se alegra por dentro, ¡bien!, ahora tendría su hamburguesa y volvería a casa a afrontar su dolor y seguir llorando.
-¿Nos vamos? –Pregunta asustado Iñaki, él no tiene ganas de volver a casa.
-Sí, al polideportivo del siguiente pueblo, yo no me quedo sin mi partida. – Me cago en la vida del deporte, ¿por qué los pueblos estarán tan juntos?, Lau se vuelve a bajo de nuevo. Quiere volver.

-No, la pelota no va a volver a aparecer, maldito seas Iñaki, ¿por qué la golpeas tan fuerte?
-Lo siento primi, ha sido sin darme cuenta. –Ñak le había dado tan fuerte a la pelota que la había enviado fuera del recinto, ninguno de los dos encontraba la pelota y habían dejado a Laura sola en la pista.
-Vamos a la tienda de deportes, quiero jugar. –Vuelven a la pista y se encuentran a Lau con la cámara fuera de la bolsa, ya preparada para las fotos.
-¿Y la pelota? ¿No la habéis encontrado?
-No… nos vamos a comprar otra, ¿te vienes?
-Claro que se viene, ¿cómo la vamos a dejar aquí sola? –Menos mal que Omar piensa en mí… Y los tres se vuelven hacia el aparcamiento, buscando el nuevo coche de este, entran, no arranca. Lau estalla en risas.
-¿Lo ves? Segunda peripecia del día.
-¿Cuál ha sido la primera?
-¡Haber perdido la pelota!

-Cuarta peripecia…
-¿Y la tercera?
-Que os querían cobrar seis euros… No lleváis la cuenta ¿eh?
-Eres la única friki que va tuiteando la tarde. –Ríe divertido Ñak y vuelve a tirar de la coleta de Lau.
-¡Que te jodan! ¿Qué peripecia había dicho que era?
-La cuarta…
-¡Eso! –Lau escribe rápido en su blackberry, envía. -¡Listo! ¡Vámonos! –Pero no se había dado cuenta de que hacía rato que estaban en marcha y de camino al siguiente polideportivo. 


sábado, 30 de junio de 2012

Errores

A veces miro al cielo y no se lo que quiero ver,
la noche se ha vestido de promesas que se hicieron sin querer,
en noches como estas van entradas como esta,
que le joden al que me jodió y mi texto hoy les molesta.


Tengo mi vida y la vida que se inventan,
la misma vida ala que envidian y les rebienta,
no sabes que se siente cuando todos te conocen,
y tu vida privada solo es un secreto a voces.


Y tu que fardas de estar solo,
puto deprimido que lo tienes todo y no te das ni cuenta,
Solo yo se lo que valoro..

I por si a alguno le interesa, somos mucho mas que crueles por naturaleza! 

Es una noche larga y fría, Si!, yo se que lo recuerdas,
tus ojos lo dicen todo y tus labios lo demuestran, 
no tengo forma de decirte lo que siento,
pero tengo los pulmones y el corazon de un guerrero


bajo esta piel.., propongo la verdad
que cojones tienes tu que yo deba de envidiar
?
Se que no soy perfecto, por eso entiendo, 
que seas tan gilipollas y yo te siga queriendo..!